martes, 15 de abril de 2014

Cala d'Egos

Este año la primavera está siendo muy veraniega, con altas temperaturas que invitan a ir a la costa. Como el agua todavía está un pelín fría para nosotros y nos apetecía caminar un poco, decidimos ir a conocer esta pequeña cala de Andratx.

Cala d'Egos

Para llegar hasta esta cala tenemos que ir hasta el Port d'Andratx y una vez allí buscar la calle de Cala d'Egos. Nosotros dejamos el coche antes de que se acabase el asfalto y seguimos a pie. El camino empieza a ascender bruscamente y pasamos por varias casas en obras, que parecen paradas. Es una lástima la cantidad de construcciones que hay en este puerto. ¡Han destrozado todo el paisaje!

Entre curva y curva de este camino pudimos ver unos pequeños caminos con huellas de bicicletas, por lo que me imagino que debe ser una ruta habitual de bicicletas de montaña. ¡Pero la pendiente es brutal! Hay que ser valiente para bajar por aquí. Una vez que lleguemos a lo más alto de esta colina veremos un camino a nuestra derecha. Se trata de una ruta circular que llega hasta el Puig d'en Tió y en total son unos 10 kilómetros. Pero hacía tanta calor y habíamos salido tan tarde de casa, que tendremos que dejarlo para otra ocasión.

Si queréis ir directamente a la cala tenéis que seguir siempre el sendero amplio, que al cabo de unos metros empieza a descender hacia la derecha. Desde aquí se puede ver ya la cala, pero el camino bordea toda la ladera. Parece que nos alejamos de la costa, pero después nos encontraremos otro cruce de caminos y seguiremos hacia la izquierda.


En la mayor parte del recorrido apenas hay sombra, por eso no es muy recomendable hacer esta ruta en época de mucho calor, llevar mucha agua y ropa cómoda y fresca.

De cada vez el camino se va estrechando un poco más y los laterales se llenan de arbustos. En poco más de 20 minutos llegaremos a nuestro destino. Y para poner un poco más de intriga y sorpresa a nuestra excursión, la cala no se ve hasta casi llegar a ella. En total hemos andado más o menos una hora desde el coche. Y aunque el agua estaba bastante fría, pudimos refrescarnos los pies y Dori se echó alguna que otra carrera en el agua.

Mientras estábamos allí vinieron un par de barquitas, así que, me imagino que en verano debe estar muy concurrida porque el puerto está bastante cerca. Pero si no tenéis barca, la única manera de llegar hasta aquí es a través de una pequeña excursión que se puede hacer eterna en pleno verano.

Aunque el camino es muy fácil de seguir os dejo el enlace de Wikiloc de nuestra excursión para ver más detalles técnicos de la ruta.

Nos despedimos de vosotros desde nuestra primera cala de este verano en Mallorca. Espero que podamos conocer alguna que otra más.

¡Hasta la próxima!



No hay comentarios:

Publicar un comentario