lunes, 23 de abril de 2012

Porreres

Nueva visita por Mallorca para acercarnos hasta el municipipo de Porreres. La verdad es que con la nueva carretera de Manacor es un gusto ir hacia esta zona de Mallorca. Nada más llegar al pueblo se puede dejar el coche en un pequeño párking que se encuentra bien señalizado y si recuerdo bien, es gratis.

Plaça de la Vila


Caminaremos unos metros hasta llegar hasta la plaza principal del pueblo, la Plaça de la Vila. En esta plaza y en las calles colindantes el paso está reservado para viandantes y la zona está llena de pequeñas tiendas y bares que intentan llamar la atención a los miles de ciclistas que deben pasar por esta localidad. Desde aquí se puede ver la inmensa iglesia parroquial.

Ajuntament
En la Plaça de la Vila es dónde encontraremos el Ajuntament de Porreres al que le dieron el nombre de La Sala. Este edificio era antiguamente la posada de la posesión de los Monjes y se convirtió en Ajuntament hacia la mitad del siglo pasado.

Justo antes de llegar a la iglesia podemos ver la Rectoria a mano izquierda. Ocupa el mismo lugar que la rectoria documentada en el siglo XV. 

Al principio nos sorprendió mucho que no hubiera mucha gente por las calles, y más siendo domingo. Tan solo un  par de mesas llenas en los bares. Pero cuál fue mi sorpresa cuando entramos en la iglesia. Estaban todos los bancos llenos (es lo que tiene visitar un pueblo en Semana Santa...)

¡Y sí! Otra iglesia más que podemos decir que hemos visto desde dentro. Parece que se está acabando nuestra mala racha. ¡Crucemos los dedos! La iglesia parroquial de Porreres ha estado considerada la catedral de la "part forana" de Mallorca, ¡y no me extraña! ¡Es enorme! Según la página del Ajuntament de Porreres su construcción comenzó en 1666 y terminó en 1714. Es la tercera iglesia que se ha construido en Porreres en 400 años, cada una más grande que la anterior.

Esglèsia Parroquial de Nostra Senyora de la Consolació
"Consta de cuatro cuerpos separados por molduras; el portal mayor es dentellado y lo remata una imagen de la Mare de Déu de la Consolació. En la parte superior de la fachada hay una gran claraboya y en la esquina de la derecha un reloj de sol del año 1798. El campanario es una torre cuadrada situada en la parte derecha del templo..."




Después de visitar la iglesia fuimos a pasear un poco por el pueblo y lo que más pudimos ver fueron pozos y molinos. Algunos de los pozos públicos que todavía se conservan son el testimonio de la estancia del pueblo musulmán en Porreres y son una muestra de la llamada "aquitectura popular". El Ajuntament de Porreres ha ido restaurando los pozos públicos, de los cuales, 5 se encuentran situados dentro del pueblo y 12 más a las afueras.

Algunos de los "pous" que pudimos ver, y que estoy segura de sus nombres, son estos:

Pou de Sa Placeta
Pou de Sa Placeta (foto). Está en al plaza de Santa Catalina Tomàs, uno de los lugares más bien cuidados de Porreres. El pozo actualmente está restaurado.

Pou de la Dama. Situado en la calle con el mismo nombre. Es uno de los pozos más destacables del núbleo urbano de Porreres. Fue restaurado en 1993 y se añadieron nuevos pilares, una reja de protección y la placa que pone su nombre.

Pou Florit. Está dentro del núcleo urbano en la calle del Pou Florit. Data de principios del siglo XVI.


En lo que a molinos se refiere, dentro del término municipal de Porreres se localizan hasta 36 torres, de las cuales diez se encuentran dentro del núcleo urbano. Casi la mitad de los molinos son utilizados como vivienda, mientras que diez de ellos se utilizan como almacen, principalmente los de las afueras y 7 de ellos están completamente abandonados. 

Nosotros pudimos ver dos que estaban en obras de rehabilitación,  así que me gustaría pensar que forman parte de esos "abandonados" que se mencionan en la información que pude obtener en la página del Ajuntament.


Algunos de estos molinos, como el molí de Son Gornals, conservan todavía alguna "mola", pero en la mayoría de casos no existen restos de la maquinaria. Según los registros que se han encontrado, parece que el molino más antiguo es el molí d'en Recó, del siglo XVII.

Y también hay sitio para los edificios más modernistas. Prueba de ello es el Centre de Formació Musical  i Auditori Municipal que está al lado de lo que parecía un PAC. Este edificio acristalado choca con la arquitectura que lo rodea y hace que no pase inadvertido a nuestros ojos curiosos. Por lo que veo deben tener una buena oferta de actividades culturales o al menos eso espero. Sería una pena no aprovechar este espacio.

Para finalizar nuestra visita a Porreres subimos hasta el puig de Monti-sion donde se encuentra el Santuari de la Mare de Déu de Monti-sion. La carretera que sube hacia este puig fue construida entre todos los habitantes del pueblo de Porreres y se realizó en un solo día, el 14 de enero de 1954. En la carretera podemos ver Les creus dels Set Goigs y los pequeños monumentos del Viacrucis como muestra de la devoción que sentía el pueblo por el santuario.




Santuari de Monti-sion
Entramos en el santuario a través de unas escaleras y lo primero que podemos ver es el patio del claustro. Hay un oratorio, que ese día estaba cerrado y en el que me han dicho que se celebran bodas. De hecho, una pareja cercana a nosotros se casó allí. También hay un pequeño bar y baños públicos que siempre vienen muy bien. El oratorio data del 1498 y su interior fue restaurado en 1890.



A parte de la función religiosa que ha tenido el puig de Monti-sion, había una escuela de gramática latina donde se preparaban los alumnos que querían acceder al Estudio General o Universidad.

Hay una zona fuera del santuario donde encontraréis unas mesas de picnic por si a alguien le apetece hacer una parada en el camino. Me imagino que el Diumenge de l'Ángel deben subir hasta aquí para comerse las "panades, crepells i robiols" igual que hacen los de Palma en el Castell de Bellver (o por lo menos es lo que solemos hacer nosotros).

Y desde el claustro del santuario nos despedimos hasta la próxima.



2 comentarios:

  1. Hola jo sóc nascuda a Porreres,sóc i em sento Porrerenca pels quatre costats per necessitats dels meus pares ens vam anar a viure a palma, sempre he sentit devoció per la meva entranyable poble, i aprofito qualsevol ocasió, per tornar a la, per fi aconsegueixo fer-ho, tot i que només puc anar els caps de setmana, llogui una casa a és Coll d'en Cerda, a causa que fa tanta calor, m'informen de la piscina municipal, vaig alli a informar-me, i em diu, que si no sóc de Porreres són 4 euros, i si ho sóc un euro, que hem d'anar a l'ajuntament amb el Dni, així ho faig, i que no és la meva sorpresa, que no em reconeix res, i de 4 euros res, és per als jubialdos, que també em sembla un atracament a mà armada, jo per ser massa joveneta, només 62 anys, he de pagar 6 euros, o sigui mil pessetes, aquestes coses ja avorreixen, em vaig sentir estafada, i discriminada, per que el meu poble és el meu poble, ara bé, Sr alcalde de porreres, que li siguin profitosos, però m'ha fet avorrir sense conèixer-lo.
    Atte:

    Joana Veny Bosch

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joana. Me sabe muy mal lo que te ha pasado en tu estimado pueblo. Lamentablemente, la burocracia de los ayuntamientos no goza de mi simpatía y yo tampoco entiendo estas cosas. Deberías escribirle directamente a la alcaldesa de Porreres para que sepa como trata a sus habitantes. Veo que puedes hacerlo desde aquí http://www.porreres.cat/contacte/index.ct.html

      Eliminar